¡Límites, límites y más límites!

PEERS quiere apoyarlos en su camino con WRAP® proveyendo publicaciones de blog diarias en los días y semanas que vienen. Tendremos publicaciones especialmente en español los martes y jueves.

Para aún más apoyo visitenos en nuestra página PEERS, baje el WRAP® app, y descubra más sobre WRAP® entrando al sitio web 

El siguiente blog está escrito por Kimberly, Gerente de Programas en PEERS

Límites. Es una de esas palabras que nunca me gusto escuchar cuando era niña. Mi mama me lo decía la noche de Halloween cuando yo y mis hermanas nos preparamos para comer todos los dulces que nos dieron horas antes. Lo que no entendía era que los límites no tienen que ser negativos. Hay algunas veces cuando tener límites nos conviene y hasta nos puede ayudar a aumentar nuestro bienestar. 

Seguro que hay muchos ejemplos pero el día de hoy me voy a enfocar en tener límites alrededor de la familia. La familia puede ser una de las mejores bendiciones o a veces puede sentirse como una maldición, obviamente depende de los familiares. Nuestros familiares son personas que no elegimos al nacer nos encontramos relacionados por sangre. Y al cabo ellos juegan un importante papel en nuestra vida, sus palabras, sus acciones, su apoyo o falta de, nos siguen. Pueden tener impacto sobre muchas cosas en nuestra vidas pero creo que nuestro bienestar es uno de los más importantes afectados.

Nuestro bienestar es algo sagrado, es el templo de nuestro ser para mi es donde saco las ganas de seguir adelante cuando las cosa se sienten imposible. Mi bienestar es tan importante como lo que como todos los días para nutrir mi cuerpo. Recientemente he descubierto el impacto que tiene mi familia en mi energía y mi bienestar y he tenido que hacer mucho trabajo para poder corregir años de no abogar por mi misma. Deje años pasar donde por no causar problemas o ser pesada no hable lo que sentía y para mi resultó en tiempos un poco difíciles donde sentí que me aleje de mi familia. Hoy no quiero alejarme, pero tampoco sentirme  mal por culpa ajena. He puesto en lugar límites y se los comunique a mi familia, que esto es lo que yo necesito de ahora para delante. Claro que ha sido raro y hay momentos que les parece un poco diferente pero poco a poco estamos llegando a un mejor mañana. Digo no está perfecto y todos los días descubro formas de  comunicarme mejor. Igualmente descubro límites que necesito reemplazar o poner para poder priorizarme antes de los demás. Por ejemplo no permito que nadie me grite a mi o a mis hijas no importa quien sea. También no permito que se digan groserías en mi casa o en mi delante. Yo decido lo que comen mis hijas y si digo que no es no. Estos son unos de los básicos pero veo que si hace una diferencia en las relaciones que tengo con mi familia y en mi bienestar.

Tiene límites que le ayudan mantener su bienestar?